La necesidad de un contrato social actualizado

Acabo de leer la propuesta de Julio Anguita para la creación de un Frente cívico, una idea que me lleva a recordar los primeros días que siguieron a ese despertar colectivo llamado 15M. Aquel suceso nos llevo a visualizar y por tanto instalar en nuestra conciencia individual y colectiva la esperanza de que una acción ciudadana transversal y autónoma pudiera ser contrapeso de los poderes dominantes, imponiendo alternativas a las políticas actuales con la fuerza del colectivo y la razón. Esta percepción creo que sigue siendo el motor del cambio que vendrá. Sin embargo, supone desafiar la narrativa dominante que nos dice que todo movimiento de masas tiende inextricablemete a devenir intelectualmente bruto o instrumentalizado por intereses particulares. Un año de participación el el 15M me ha dejado la impresión que hemos alcanzado a rebatir el segundo de los supuestos pero aún nos queda por encontrar la expresión de una inteligencia colectiva. Tal inteligencia colectiva debe ser capaz de determinar sus fines y diseñar la estrategia que lleve a la consecución de dichos fines y debe estar articulada con una buena organización y nutrida por la reflexión.

Esto es más o menos lo que viene a proponer Julio Anguita, que insiste en que no será candidato ni candidato público, sino defensor y promotor de este proyecto gracias a su condición de personaje público. Suena como mínimo chocante que el ex-líder de IU y veterano militante del PCE se presente como cabeza de una iniciativa interclasista. Con todas las cautelas posibles, su propuesta refleja la necesidad y la urgencia de una respuesta cívica ante el profundo deterioro institucional, ante la incapacidad y la impunidad política y ante las políticas económicas bastardas. Pronto tendrán que aclarar si esta opción incluye presentar o apoyar candidatos a las elecciones pues la estrategia electoral sigue siendo la fuente de la discordia. También profundizar en medidas económicas concretas tiene el inconveniente de que tienden a separar a la gente según su ideología.

En la noche de insomnio del día 23 de mayo de 2011, al día siguiente de las elecciones autonómicas y tras una semana de movilizaciones masivas en Sol, se me ocurrió una idea para desvincular la fuerza de la movilización colectiva de la división que provoca definirse electoralmente y a la vez hacer palanca para imponer programas a los partidos. Esa noche no me podía creer que ese despertar regenerador no se tradujera en un cambio de actitud electoral, al comprobar que listas llenas de corruptos, como el Gobierno valenciano por poner solo un ejemplo, revalidaban sus mayorías. Fue entonces cuando se andaba a cuestas con los 8 puntos de Democracia Real Ya o el el consenso de las 4 líneas de debate en Sol. Con el tiempo se ha escuchado más a los que quieren cambiar la economía para cambiar la política, yo sigo creyendo que hay que cambiar la política para cambiar la economía. Aún riesgo de quedar como un iluso hoy me parece el día para desempolvar las ideas de aquellos días por que me siguen pareciendo igual de necesarias pero aún más urgentes.

La propuesta:

Se trata de recoger firmas con las que las personas se comprometen a no dar su voto a ningún partido que no cumpla con una breve lista de demandas destinadas a mejorar la calidad democrática del actual sistema político. Las demandas se agruparan en torno a principios como la transparencia, la independencia y la rendición de cuentas de poderes públicos. Tienen que ser concretas pero asumibles para todos los partidos políticos, independientemente de su orientación política. Por tanto se centrarán en reformas del sistema político y no en políticas como la económica o social que tienden a dividir a las personas según su ideología. De esta forma, esta estrategia tendrá una mayor posibilidad de hacer presión a partidos políticos para que acepten estos principios si están interesados en los votos de ciudadanos que, pese a desear votar, no encuentran un partido político que los represente.

La delegación de poderes a los cargos electos por periodos de 4 años es un viejo remedio para un mundo que no se corresponde con la realidad de nuestros tiempos. Igual que cambia la manera en que nos informamos, debatimos y nos relacionamos, también cambian los procesos deliberativos en las sociedades y se multiplican las posibilidades de participación política de las personas.

Una democracia no debe entenderse como la imposición de la mayoría, sino como un medio para convencernos los unos a los otros mediante una confrontación de ideas que lleve a la superación de las posiciones de partida de cada uno mediante el debate público y la posterior deliberación.

Esto solo un ejemplo ilustrativo,  porque el contenido de las demandas deberá ser decidido colectivamente:

Los ciudadanos reclamamos a nuestros representantes una ética ejemplar y una vocación de servicio público. Pedimos un conjunto de cambios para que el poder de gobierno esté más repartido entre los ciudadanos y sus representantes electos. Creemos que una sociedad que tiene en cuenta a las personas es una sociedad más responsable con las generaciones venideras, más respetuosa con el medio ambiente, que promueve la igualdad y la educación, y que protege y cuida de los más vulnerables.

Como ciudadanos de la Unión Europea reclamamos a las instituciones europeas, en especial al Consejo Europeo, una gobernanza democrática de la economía  y un proyecto común que se comprometa a garantizar el acceso a servicios sociales básicos como la educación, la sanidad, condiciones de trabajo dignas y el bienestar de los más vulnerables independientemente del país donde se encuentren. Para ello demandamos que las políticas de competencia exclusivamente comunitarias  (como la regulación del comercio, del mercado único de capitales, mercancías y servicios y la política monetaria para los países de la zona euro) promuevan la justicia social, una tributación progresiva y el respeto de los derechos humanos.

Tenemos la ambición y el deseo sincero de que todas las fuerzas políticas activas y con representación se adhieran a estos principios dirigidos a mejorar la calidad democrática.

Sólo apoyaremos sin preferencia alguna a los partidos que se comprometan ante notario a llevar a cabo durante la próxima legislatura las siguientes reformas:

1.     La reforma de la ley electoral guiándose en las recomendaciones del Consejo de Estado en su informe de febrero de 2009, incluyendo la introducción de listas abiertas…, redistribuir los votos de partidos pequeños que no logren participación y lista abiertas por votos preferenciales, etc

2.     La transparencia es la mejor arma contra la corrupción. Regular el derecho de todo ciudadano a acceder a cualquier información sobre todos los gastos y documentos de las administraciones y los cargos públicos y la obligación de publicarlos.

3.     Fin de la impunidad. Incompatibilidad temporal para los cargos políticos por el periodo en que estén imputados o tengan procesos judiciales abiertos en su contra e incompatibilidad perpetua para ejercer cualquier puesto político a un condenado en firme…

4.     Despolitización y profesionalización de las instituciones, refuerzo de aquellas que tengan fiscalizadora de la función pública o persigan delitos contra el erario público (ej: El Tribunal de Cuentas, inspectores laborales y de hacienda, etc.)

5.     Separación de Poderes: reforma de la figura del Ministerio Fiscal para garantizar su independencia.

6.     El desarrollo de la democracia participativa y promoción de consultas públicas.

7.     Incluir en los estatutos de los partidos políticos procesos de democracia interna, incluyendo la elección de candidatos a elecciones públicas por elecciones primarias universales…

8.     neutralidad, el libre acceso a la información y la libre expresión en la red.

Bastará el incumplimiento de alguno de los puntos del contrato por parte del partido adherente para que se anule este acuerdo, sin que para ello haga falta comunicación expresa de forma alguna.

Yo, ______Un indignado más___________ , nacido el ___de_________________de_______

me comprometo a no dar mi voto a ningún partido que no cumpla con los términos y el espíritu de este contrato.

En ___________ el __de_________________de______

 

Firmado:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s