La necesidad de un contrato social actualizado

Acabo de leer la propuesta de Julio Anguita para la creación de un Frente cívico, una idea que me lleva a recordar los primeros días que siguieron a ese despertar colectivo llamado 15M. Aquel suceso nos llevo a visualizar y por tanto instalar en nuestra conciencia individual y colectiva la esperanza de que una acción ciudadana transversal y autónoma pudiera ser contrapeso de los poderes dominantes, imponiendo alternativas a las políticas actuales con la fuerza del colectivo y la razón. Esta percepción creo que sigue siendo el motor del cambio que vendrá. Sin embargo, supone desafiar la narrativa dominante que nos dice que todo movimiento de masas tiende inextricablemete a devenir intelectualmente bruto o instrumentalizado por intereses particulares. Un año de participación el el 15M me ha dejado la impresión que hemos alcanzado a rebatir el segundo de los supuestos pero aún nos queda por encontrar la expresión de una inteligencia colectiva. Tal inteligencia colectiva debe ser capaz de determinar sus fines y diseñar la estrategia que lleve a la consecución de dichos fines y debe estar articulada con una buena organización y nutrida por la reflexión.

Esto es más o menos lo que viene a proponer Julio Anguita, que insiste en que no será candidato ni candidato público, sino defensor y promotor de este proyecto gracias a su condición de personaje público. Suena como mínimo chocante que el ex-líder de IU y veterano militante del PCE se presente como cabeza de una iniciativa interclasista. Con todas las cautelas posibles, su propuesta refleja la necesidad y la urgencia de una respuesta cívica ante el profundo deterioro institucional, ante la incapacidad y la impunidad política y ante las políticas económicas bastardas. Pronto tendrán que aclarar si esta opción incluye presentar o apoyar candidatos a las elecciones pues la estrategia electoral sigue siendo la fuente de la discordia. También profundizar en medidas económicas concretas tiene el inconveniente de que tienden a separar a la gente según su ideología.

En la noche de insomnio del día 23 de mayo de 2011, al día siguiente de las elecciones autonómicas y tras una semana de movilizaciones masivas en Sol, se me ocurrió una idea para desvincular la fuerza de la movilización colectiva de la división que provoca definirse electoralmente y a la vez hacer palanca para imponer programas a los partidos. Esa noche no me podía creer que ese despertar regenerador no se tradujera en un cambio de actitud electoral, al comprobar que listas llenas de corruptos, como el Gobierno valenciano por poner solo un ejemplo, revalidaban sus mayorías. Fue entonces cuando se andaba a cuestas con los 8 puntos de Democracia Real Ya o el el consenso de las 4 líneas de debate en Sol. Con el tiempo se ha escuchado más a los que quieren cambiar la economía para cambiar la política, yo sigo creyendo que hay que cambiar la política para cambiar la economía. Aún riesgo de quedar como un iluso hoy me parece el día para desempolvar las ideas de aquellos días por que me siguen pareciendo igual de necesarias pero aún más urgentes.

La propuesta:

Continue reading

Todavía podemos ser Islandia

Vaya añito. Una oleada de acontecimientos que solo hemos acertado a comprender una vez ya habían pasado. Una carrera con la lengua fuera para terminar las cosas para ayer sin dejar de pensar en el mañana. Este año nos ha brindado encuentros, acción y exaltación, pero también pensamiento crítico y reflexión. En Bruselas ha sido enriquecedor entrar en contacto con realidades tan distintas como las de aquí, las de allí y las de más allá. Confrontar ideas, tolerar diferencias, aprender a escuchar y alcanzar compromisos. Ha sido extenuante -hay que decir que no siempre exitoso-, pero hemos aprendido mucho por el camino. Hemos hecho un master en colaboración en red y un doctorado en difusión y en cooperación viral. No ha sido un camino de rosas. Y sin embargo, parece que una vez que te has puesto a andar ya no hay camino de vuelta atrás. Porque ya no existe ese punto en el pasado al que regresar. España no volverá a ser igual aunque todo siga como siempre.

 

Continue reading

Próximo objetivo: la financiación de partidos

Esta es la breve historia de la iniciativa ciudadadana para que el Tribunal de Cuentas publique los informes sobre la financiación de partidos. La realidad es que no sabemos como se financiaron los partidos desde 2006 y fuimos a votar sin saber si los partidos habían cumplido la ley durante la última legislatura.

Éxige al Tribunal de cuentas estos informes! Petición en Change.org

Síguenos en el blog de #CuentasClaras o en la página facebook o en twitter @SusCuentas

En Noviembre de 2011 empece a recopilar información y enlaces sobre los partidos políticos. El detonante fue una noticia (aparentemente no relacionada): el anuncio del que el indulto de Alfredo Sáenz, mano derecha de Emilio Botín como Consejero Delegado del Banco Santander. Si no le hubiesen indultado, hubiese tenido que dejar su puesto, ya que le ley exige a los mandatarios de los bancos no tener ningún antecedente penal. Las circunstancias de dicho indulto son una burla a la ciudadanía: se decidió en contra la recomendación del Supremo y se produjo a finales de noviembre en el último Gabinete de Ministros de un gobierno en funciones, una semana después de haber perdido el PSOE las elecciones. No entendía como el banco y el Sr. Botín podía llegar a tener tanta influencia en la acción de un gobierno pero entendí que ese día dejamos de ser todos iguales ante la ley. No puedo probar ninguna relación entre este indulto y alguna prebenda del banco porque esa información simplemente no existe, el Banco de España se ha negado a facilitar información sobre los créditos de partidos políticos al Tribunal de Cuentas. Sin embargo, estos son los datos que encontré:

Continue reading

Rescue banks first, ladies and children later!

This an updated extract of the previous post the ruling interest (see full post here)

European countries in need of rescue money are subjected to strict conditions on their loans. Countries in financial peril are required to turn in their social rights and cut social spending in order to access credit lines. These requirements contrast starkly with the ability of European banks to access cheap credit. European banks are loaning over a trillion Euros to the European Central Bank (ECB) at 1% for three years in so called Longer Term Re-financing Operation (LTRO).

In reality, the ECB has assumed risks and losses from the financial sector to address the bank’s debt crisis (European banks need to find additional 120 billion Euros in 2012 to recapitalize) . The ECB could dedicate the same energy to rescue European countries, refinancing public debt at lower prices and financing rescue plans but chooses instead to rescue private entities. Here we will review how dysfunctionally the financial system is working in reality for the benefit of private actors and against the good of people:

Continue reading